Evocaciones sufíes en la inscripción al baqa’ lillah en Atienza (1)

1.- La inscripción cúfica de Atienza y paralelos en otros enclaves

Comentados ya los datos históricos medievales de Atienza y descrita la iglesia de Santa María del Rey y la epigrafía de la Puerta del Batallador, me adentro ahora en la tarea de tratar de explicar a que entiendo que alude la inscripción cúfica, seguramente califal, de dicha portada.

Debajo de la leyenda latina de la portada norte que testimonia la conversión cristiana por Alfonso I el Batallador de la mezquita atencina en 1112 como templo de Santa María del Rey, se encuentra una inscripción cúfica repetitiva, esto es, que el texto se repite en sus dovelas. Layna Serrano, que creo que fue el primero en darla a conocer, la traduce como “La permanencia es de Dios“, y la otra versión que he leído es “La eternidad es de Dios”, correspondiendo a la transcripción al-baqa’ lillah (y similares, pues no hay unanimidad en ello: Albaqā lillah, al baqa’u lillah…).

Ahmed Mahmoud Dokmak( profesor titular en la Universidad de El Cairo), y Zeinab Shawky Sayed  (lectora de Lengua Árabe), en su ensayo “Aportaciones de la epigrafía árabe en el arte románico español” nos dicen: «Uno de los ejemplos más importantes de la epigrafía árabe decorativa en los edificios románicos es la del arco de la portada norte de la iglesia de Santa María del Rey en Atienza (Guadalajara) (primera mitad del siglo XII), donde se repite en cúfico una frase, escrita de derecha a izquierda y viceversa, que en realidad es una imitación incorrecta de la frase árabe “Albaqā lillah”, “la eternidad es de Dios”..».

 Rastreando internet he podido encontrar la misma afirmación islámica, al-baqa’ lillah, en los 211 zafates horizontales hexagonales de cobre que tiene cada una de las dos hojas batientes de la denominada Puerta del Perdón que da acceso al Patio de los Naranjos en la catedral de Sevilla, en los que se lee 422 veces en cúfico florido “El poder pertenece a Dios. La permanencia es de Dios”, procedentes de distintas aleyas de las suras XV y XXIV del Corán.

Era la puerta principal de la aljama almohade de Sevilla, labradas entre 1188 y 1198, y su trazado geométrico es muy similar al de unas yeserías del siglo IX del intradós de varios arcos que enlazan el oratorio y el patio en la mezquita de Ibn Tulun en El Cairo.

Puerta del Perdón en Sevilla

Así mismo en Toledo, en cuya taifa estaba encuadrada Atienza, se han encontrado restos islámicos y mudéjares en lo que fue un palacio califal de los siglos X-XI, en parte ocupado posteriormente por la Orden del Temple, donde puede leerse al-baqa’ lillah en sendos arcos de yeserías de las casas de la calle Soledad nº 2 y San Miguel nº 3, según C. Clemente San Román y A. García López. Así, en la primera, se repite varias veces “La soberanía es de Dios. El agradecimiento es para Dios. La permanencia es de Dios”. Y en el arco mudéjar de la calle San Miguel se repite: “La gracia es Dios. El imperio es de Dios. La permanencia es de Dios”.

Esta repetición, bajo mi comprensión, se debe a que son como jaculatorias breves a modo de “mantras” que es costumbre decir una y otra vez durante el rito del “dikr” para “recordar” constantemente a Dios,  en conjunción con movimientos del tronco, cabeza y manos complementados por una respiración determinada, ritual muy efectivo en las prácticas iniciáticas esotéricas islámicas.

Seguramente en múltiples inscripciones de la Alhambra granadina encontraremos seguramente este recordatorio islámico de al-baqa’ lillah,  y si cruzamos el Estrecho de Gibraltar lo hallaremos por doquier en la qubba funeraria del sultán Abū l-Ḥasan en Šālla (Rabat, Marruecos), según podemos ver y leer en NORBA, Revista de Arte,  vol. XXXVI (2016), pp. 9-41.

Y hasta cabe encontrarla en torno a la cúpula de azul turquesa de la mezquita de Kalyan en Bujará, en el en el tramo central de Uzbekistán dentro del Camino de la Seda.

 

CONTINUARÁ…

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *