Noé de Aronofsky, Ángeles Caídos y la Oscuridad del Creador -1-

Noe de Aronofsky ficha tecnica

Una película que incita a documentarse

Polémico film el último de Darren Aronofsky, Noé, estrenado recientemente en España y en el que escenifica cinematográficamente su particular revisionismo bíblico en torno al patriarca Noé y el Diluvio Universal, aunque no con tanta libertad como previamente lo hizo en el cómic Noah, publicado inicialmente por Le Lombard  en dos tomos (2011, 2012), basado en el primer borrador del guión realizado por Aronofsky y Ari Handel, que publicó en marzo de este año en España Random House Mondadori  en su colección Debolsillo.

La sinopsis oficial del cómic dice: «Este es un mundo sin esperanza, un mundo sin lluvia y sin cosechas, dominado por señores de la guerra y sus bárbaras hordas. En medio de este mundo feroz, Noé es un buen hombre. Luchador experimentado, mago y curandero, él solo quiere la paz para él y su familia. Sin embargo, todas las noches Noé es acosado por visiones de una inundación sin fin que simboliza la destrucción de la vida toda. Poco a poco, Noé empieza a comprender el mensaje que su Creador le envía: Él ha decidido castigar a los hombres aniquilando hasta el último de ellos. Pero le ha dado a  Noé una última oportunidad para preservar la vida en la Tierra…»

Tanto en el cómic como en el film hay escenas que recuerdan a Dune, Conan, El Señor de los Anillos, Los Diez Mandamientos… Aronofsky, por otro lado, ha ampliado la versión bíblica del Génesis sobre Noé con otros textos, como el Libro de los Jubileos y el Libro de Enoc I, por ejemplo…

Darren Aronofsky junto al Arca durante el rodaje
Darren Aronofsky junto al Arca durante el rodaje

Y ha añadido sus reflexiones personales en torno al origen del Mal y del Sufrimiento, entre otras cuestiones filosóficas incluida el maltrato que estamos dando a Gea, a la Madre Naturaleza. No se podía esperar menos de este judío cineasta, sin ataduras religiosas, y creador de un comic y película tan extraordinarios como La fuente de la Vida.

Aronofsky en el rodaje de Noé en Islandia
Aronofsky en el rodaje de Noé en Islandia

Así que estamos muy lejos del Noé representado por John Huston (1966) o John Voigh (1999), y como era de esperar su enfoque ha “levantado ampollas” en aquellos colectivos cristianos, judíos e islámicos que siguen excluyéndose unos a otros y siguen creyendo firmemente, prácticamente de forma literal, en sus textos canónicos respectivos y desechando a los de los demás grupos religiosos,  incluidos los que no pertenecen a su “grupo” concreto puesto que en cada una de estas tres Religiones del Libro ha habido, hay y abrá grupos variadísimos (considerados “sectas” por el que se considera estar en la fé verdadera y en la verdad absoluta, como le pasa, por cierto al mismísimo Noé de la película). Intolerancia, en suma, a la diversidad de epifanías, hierofanías y formas numinosass con las que se expresa la divinidad en este mundo fenoménico. Aronofsky, con esta película, nos reta a abrir las mentes, los corazones, el intelecto… y a ser tolerantes. Para ello hay que conocer las diversas fuentes religioso-míticas en las que se basa, algunas de las cuales expongo en este artículo.

Ángeles Caídos castigados por el Creador

Nos cuenta el Génesis bíblico que Noé no tiene sangre caínita pues su árbol genealógico se remonta a Set, el tercer hijo de Adán y Eva, que vivió novecientos doce años. En aquellas primeras generaciones humanas el Creador alargó sus vidas. Así, acercándonos a Noé tenemos que, según la Biblia, a los 65 años Enoc engendró a Matusalén, y a sus 365 años Dios ascendió a Enoc, en cuerpo y alma, a los cielos. Matusalén tuvo a Lamec a los 187 años y vivió en total 969 años. Lamec tuvo a Noé a los 182 años y murió a los 777 años. Noé tenía 500 años cuando engendró a Sem, poco después tuvo a Cam y luego a Jafet.  Claro que Aronofsky nos presenta a un Noé (Russel Crowe) que se atiene a la fisonomía humana natural sin tal longevidad que habría sido inaceptable como patraña en el espectador, y únicamente Matusalén (personaje representado por Antony Hopkins) muestra una ancianidad de edad indefinida como bisabuelo de Noé.

Noe de Aronofsky actores

El mitema de los Ángeles Caídos que cita Isaías 14:12-15 y el Apocalipis 12:9 aparece por vez primera en la Biblia en el capítulo sexto del Génesis, mitema que fue reelaborado-repensado-remeditado-reflexionado posteriormente en la sección dedicada a “los Vigilantes” en Enoc I y en los apartados correspondienrtes a Enoc y Noé del Libro de los Jubileos, que Aronofsky leyó en la fase de documentación previa a la redacción del primer guión. Mas tales referencias suelen ser poco conocidas por la inmensa mayoría de las personas, y, consecuentemente, por la práctica totalidad de los espectadores del citado film, que ajenos a tales desarrollos del mitema se encuentran estupefactos al encontrarse de sopetón con la versión sintética dada por Aronofsky extra-bíblica.

Conviene, por tanto, transcribir algunos pasajes, comenzando por Génesis 6, 2-9: «Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, y viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.  Y dijo Jehová: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años·Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antiguedad fueron varones de renombre”.
Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
Y se arrepintió Dios [Yhwh] de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.  Y dijo Yhwh: “Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho”. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Yhwh …Noé, fue en su era un hombre justo (recto y honrado) y procedía de acuerdo con Yhwh.»

Los “hijos de Dios” que se prendan de la hermosura de las mujeres y coyundan con ellas son los ángeles caídos. Y de tal cohabitación surgirán los gigantes. Y unos y otros enseñan a la Humanidad antediluviana saberes de todo tipo, y provocan con ello la maldad dada la frágil naturaleza psicosomática humana.  Desilusionado y molesto, o mejor dicho, cabreado, ante la actitud de tales ángeles y de sus descendiente y humanidad en general, Yhwh decide aniquilar a los gigantes y encarcelar-emparedar a los ángeles caídos en bajo tierra según el Libro de los Jubileos.

Libro-de-Jubileos,-Angeles-Caidos-castigados,-Noe-de-Aronofsky

Para el autor del Libro de los Jubileos y el grupo judío que lo aceptó -al parecer incluso era estudiado por los esenios de Qumran- las causas por las que Yhwh elimina a la humanidad y todo bicho viviente -excepto los acuáticos y los alojados en el Arca- radican en lo que Noé expone a sus nietos en el monte Lubar del Ararat donde comienza la nueva Humanidad a existir (Noé, en definitiva, pasa a ser como un segundo Adán, padre de la Humanidad).

Causa-del-Mal-seguin-Noe-en-Libro-de-Jubileos

En la película Aronofsky relata la trágica conversión de los hermosos y luminosos ángeles caídos en monstruos gigantescos de piedra que no pueden entender la razón de tal castigo divino cuando su descenso estaba motiva por un amor a Adán y Eva y su familia para ayudarles tras la expulsión del Paraíso.

Noe-Arinofsky-Angeles-Caidos

Del más alto de los cielos, con un cuerpo sutil de luz pura y belleza total, irán a parar al centro de los abismos antes del Diluvio, en cuerpos pétreos que expresa el estado fenoménico más material del planeta Tierra., a lo que se añade ese aspecto tan torpón que tienen y la dificultad tan enorme que tienen en sus movimientos. Pero ellos buscan y buscan la liberación, el perdón de Dios… y en la película lo consiguen combatiendo a las tropas de Tubalcaín defendiendo el Arca. Más este ascensión a los Cielos es una gracia otorgada, no por la divinidad en la película, sino por la misericordia de Aronofsky ya que no acontece tal liberación en Enoc I o en el Libro de los Jubileos.

Angeles-Caidos-Comic-Noe-Arinofsky

En los dos citados libros -que siguen siendo canónicos en la iglesia ortodoxa etíope, no lo olvidemos- Yhwh no muestra la menor compasión pues los condena plenamente, a unos (los ángeles caídos)  esperando el Juicio Final adverso para ellos quedando presos en los abismos de la Tierra, y a los otros -los gigantes- matándose entre ellos mismos o siendo aniquilados por los humanos. No hay perdón alguno por parte de este Yhwh, siendo todavía más cruel el exterminio en el Libro de los Vigilantes (escrito antes del 160 a. C) aglutinado en Enoc I que lo relatado en Jubileos. Y los encargados de llevar a cabo las órdenes de Yhwh al respecto son los árcángeles Rafael, Gabriel y Miguel. A éste último, por ejemplo, le ordena atar a los ángeles caídos «bajo los collados de la tierra hasta el día de su juicio definitivo, hasta que se cumpla el juicio eterno; en ese día serán enviados al abismo del fuego, al tormento, y serán encadenados en prisión eternamente..»

Los artículos de Ángel Almazán sobre Noé de Aronofsky
Noé de Aronofsky, Ángeles Caídos y la Oscuridad del Creador -1-
Noé de Aronofsky, Ángeles Caídos y la Oscuridad del Creador -2-
Noé de Aronofsky, diluvios cíclicos y francmasonería
Noé de Aronofsky, lo visionario chamánico
Aronofsky-rodando-Noe-en-Islandia

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *