El retorno de la vida a la Vida

Mirar atrás con 54 años de edad me resulta cada vez más cansino e indiferente, apenas hay algo que me impulse realmente a concentrar mi memoria hacia el pasado. Intento vivir el “aquí y ahora” , en un espacio-tiempo en el que prepondera el presente, sin recuerdos-rémoras del pasado ni futuros imaginarios, pues siento dentro de mí que, ante todo, somos “consciencia” y que es la psique la que otorga “realidad” a esas percepciones internas y sensoriales.

el-cerebro-nos-engana-Francisco J RubiaLas neurociencias han avanzado lo suficiente como para converger en alguno de sus descubrimientos científicos con declaraciones de los grandes sabios de las más diversas tradiciones. Así, por ejemplo, nos dicen ahora que no existe el color, el olor, el sabor… “ahí afuera”, sino que tales sensaciones son, en última instancia, interpretaciones neuronales de las “ondas-corpúculos” de energía que son captadas por nuestros cinco sentidos perceptivos. Y, como ya afirmara Kant, resulta que el espacio-tiempo son dos conceptos que precisa el sistema sensorio-neuronal para la “objetivación” del mundo exterior en el conscienciar psíquico. Y van más allá en la neurociencia: se afirma que no existe realmente un “ego”, un “centro permanente de individualidad”  que controle la mente pues no es sino un módulo más del cerebro o del psiquismo -como cada cual quiera interpretarlo- que se atribuye funciones de otros módulos, esto es, sobre las conductas gestionadas por otros “yoes” (por decirlo de alguna forma inteligible).

Si echamos tan solo una mirada a los experimentos y resultados realizados en la Física Cuántica -la que se centra en el micromundo subatómico-, encontraremos igualmente paradigmas cognitivos tan dispares con lo que consideramos “sentido común” y “el mundo real tridimensional” en el que nuestra psique está inmersa cotidianamente, que inevitablemente nos va a surgir mentalmente un cuestionamiento total acerca de nuestras concepciones-percepciones de lo que hasta entonces considerábamos ser “la realidad”.

Jung Eliade EranosAsimismo, si nos adentramos en el cotejo de las creencias religiosas, como lo han hecho historiadores de religiones comparadas como Mircea Eliade o psicólogos como Jung (con su teoría de los arquetipos e inconsciente colectivo), veremos que la religión en la que nos sumergieron siendo niños es …. “lo que es” y nada más.

Si comenzamos a analizar nuestros comportamientos y tendencias recurriendo a la Psicología Profunda junguiana, descubriremos que nuestro “mundo consciente” es tan solo un iceberg en el océano de la psique, en donde existe un gran océano que, por llamarlo de alguna forma, se le ha denominado con el término de “lo inconsciente”.

Libros-de-Vedanta-Advaita-y-No-DualidadY si ya, por último, comienza uno a caminar en el sendero de la “Filosofía Peremne” y bebe de las enseñanzas de lo que se denomina “No-Dualidad”, el viaje de la vida adquiere una tonalidad tan distinta a lo que viviste durante décadas, que ya pocas ganas te quedan de pronunciar una palabra más o de escribir una sola línea más sintiéndote “el hacedor” de tales actos. En tales casos, la Vida -dicen los sabios- fluye sin impedimentos en la vida cotidiana de tales seres.

En mi “aquí y ahora”, tales enseñanzas son las únicas que realmente me parecen “reales”. Puesta del sol desde la ermita de La Lanzada (Pontevedra) en el solsticio de verano de 2010

Puesta del sol desde la ermita de La Lanzada (Pontevedra) en el solsticio de verano de 2010

 

Comparte y disfruta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    *